Tiempo de Cuaresma

 

  Recomendar Artículo Agregar a favoritos Contáctanos Imprimir

| Página Principal |

 

      

Cuaresma tiempo de desierto


El desierto es un lugar áspero y difícil. «El Espíritu empujó a Jesús al desierto» donde permaneció cuarenta días solo. Serán cuarenta días de lucha, tentaciones, ayuno y oración.

Pero Jesús está a la escucha de la Palabra de Dios y de ella se alimenta. Y esta palabra le señala el camino de la fidelidad a la voluntad de Dios.

El Mesías será el siervo; salvará desde el amor y la entrega no desde el poder y la gloria. El Hijo ha de decir al hombre que Dios le ama. El Hijo ha de curar al hombre de los viejos demonios que lo esclavizan. El nuevo hombre no debe parecerse al viejo Adán, ansioso de placeres y lleno de ambiciones.

¡Qué difícilmente nos vemos libres de las tentaciones del poder, del tener, del placer y de la gloria! Por eso, la cuaresma nos ofrece un tiempo para ir también nosotros al desierto.

Jesús nos dice «convertíos» o mejor «dejaos convertir». Tendréis que dar un cambio tan radical que no lo podéis con vuestras propias fuerzas; tenéis que cambiar de pensar, de sentir, de ser; necesitáis ojos y corazón nuevo; necesitáis ser otra persona, necesitáis volver a nacer. Pero no os preocupéis, que todo esto es obra del Espíritu. Por eso creed que el Reino de Dios ha llegado, que Dios os ama.

Porque creer en el Evangelio es abrirse al amor y a la fuerza de Dios. Si dejáis entrar a Dios en vuestra vida, entonces todo en vosotros cambiará.
 

Fuente: http://www.homilia.org/