Padre Alberto Figueroa, T. Carm., hace su profesión perpetua
en el Carmelo Seglar de Puerto Rico

 

| Página Principal |

        


 Recomendar Artículo Agregar a favoritos   Contáctanos

 Imprimir

A A+

Ajustar tamaño texto

 

 Colaboración: Isabel Cintron, T.Carm.

 

El Padre Alberto Arturo Figueroa Morales, Vicario General de la Arquidiócesis de San Juan, hizo su profesión perpetua como terciario carmelita el pasado jueves 20 de julio, fecha en que el Carmelo universal conmemora la solemnidad de Nuestro Padre y Profeta San Elías.

Revestido con su hábito de Carmelita, el Padre Alberto, cuyo nombre de profeso es Alberto María de San José, emitió su profesión acompañada de los votos de castidad y obediencia ante el Delegado Nacional de la Tercera Orden del Carmen en Puerto Rico, el Padre Luis Ma. Miranda, O. Carm., quien los recibió con gran júbilo.

El acto provocó un aplauso cerrado de los terciarios y feligreses. En sus palabras de agradecimiento, Padre Alberto recordó que de pequeño en su hogar, su abuela invocaba a la Virgen del Carmen como la gran protectora y de ahí en adelante fue creciendo su amor a la Madre y Hermosura del Carmelo. Comentó también que al dar este paso, como parte de la ceremonia, se sintió inundado de un gozo y una paz muy especial.

En Puerto Rico ya son varios los clérigos –entre sacerdotes y diáconos--, que han profesado en la TOC y asimilado su espiritualidad como estilo de vida. Entre ellos, están Mons. Humberto López, Mons. Ricardo Roig, Mons. Manuel García, los Reverendos Diáconos Miguel Norbert Ubarri, Francisco Martínez, Edwin Negrón, Benito de Jesús, Jorge Rivera y Luis Aparicio.

La ceremonia tuvo lugar como parte de la Santa Misa vespertina en la Capilla de la Iglesia Santa Teresita. Firmaron la cédula de profesión la Hna. Isabel Porrata, T. Cam., Priora de la Comunidad de Santa Teresita de la TOC, y el Hno. Christian Hernández, T. Carm., Primer Consejero.

Varios hermanos terciarios de diferentes comunidades acompañaron al Padre Alberto en este solemne acto de afiliación a la Orden dedicada a la Bienaventurada Virgen María del Monte Caramelo.