Seglares Carmelitas en proceso de Beatificación

 

| Página Principal |

        


 Recomendar Artículo Agregar a favoritos   Contáctanos

 Imprimir

A A+

Ajustar tamaño texto

 

   

El Carmelo, en cualquiera de sus ramas –Primera Orden (sacerdotes), Segunda Orden (religiosas de clausura) y Tercera Orden (laicos y religiosos de vida activa)--, ha sido, a través de sus 800 años de existencia, cuna de santos. También entre los seglares carmelitas encontramos varios cuyas causas de beatificación se encuentran muy adelantadas. Mencionamos los siguientes casos:

 

  • Venerable Liberada Ferraons (1803-1842) Terciaria carmelita catalana de Olot (Gerona, España). Fue operaria en una fábrica textil hasta que se enfermó. Los últimos 13 años de su vida los pasó en cama sufriendo grandes dolores, los cuales ofreció por la Iglesia, la Orden del Carmen y por su tierra natal. Es modelo de sencillez y pobreza.

Página web dedicada a la Sierva de Dios Liberad http://www.lliberada.org/lliberadaesp.htm

  • Carolina Scampone Terciaria carmelita, madre y viuda. La sencillez y el cultivo de las virtudes familiares han llamado mucho la atención sobre la figura de “Mamma Carolina”. Su Causa de beatificación es muy popular en varias ciudades italianas.

  • Carmen de Sojo (1856-1890) Terciaria carmelita, esposa y madre, de Barcelona. Supo unir una vida de intimidad con Dios y su entrega a su esposo médico y a sus cinco hijos. Bajo la segura dirección espiritual del Cardenal Casaña llegó a la cima del Carmelo.

  •  Isidoro Bakanja (1890-1909) Cofrade del Carmen. Natural del Zaire (África) era obrero en unas grandes plantaciones de caucho. Al ser bautizado en mayo de 1906 le fue impuesto el Santo Escapulario. Fue martirizado por no querer desprenderse del mismo. Su figura es muy popular en toda África y su sepulcro es meta de peregrinaciones.

  • Anicka Selikova (1924-1941) Terciaria carmelita, es una joven entusiasta de la espiritualidad de Santa Teresita del Niño Jesús. Vivió una intensa vida espiritual y murió de tuberculosis a los 17 años, ofreciendo su vida en reparación por el pecado del aborto.