Presentación Libro Virgen de Belén

 

| Página Principal |

        


 Recomendar Artículo Agregar a favoritos   Contáctanos

 Imprimir

A A+

Ajustar tamaño texto

      

Dios mediante, el próximo miércoles 3 de enero de 2018 la Angélica Cofradía de Nuestra Señora de Belén tendrá la inmensa alegría de presentar el libro HISTORIA, ARTE Y DEVOCIÓN DE LA VIRGEN DE BELÉN DE PUERTO RICO. LA SANTÍSIMA COMPATRIOTA.


Cuatro cofrades aportan artículos de investigación: Dinah Monllor Seda con “Huellas históricas de la advocación de la Virgen de Belén”; Else Zayas León, “Apuntes generales sobre las cofradías en San Juan de Puerto Rico (Siglos XVI-XIX)”; Miguel Norbert Ubarri, “El venerable Jerónimo Usera y Alarcón y Nuestra Señora de Belén”; y Héctor Balvanera Alfaro, “Herencia profética del patrocinio de Nuestra Señora en Puerto Rico. Entre las advocaciones de Belén y Madre de la Divina Providencia…” Sendas cartas de saludo y presentación de nuestro arzobispo Mons. Roberto O. González Nieves y del capellán de la Cofradía, P. Benjamín Pérez Cruz engalanan la obra. También contiene un prólogo de Norbert Ubarri en el que cuenta cómo se ha realizado la recuperación de la devoción y culto de esta advocación mariana, la más sanjuanera y más antigua de Puerto Rico, y todo el trabajo para elaborar la reproducción traída de Bélgica de la tabla original, robada en 1972.


La presentación comenzará a las 11:00 am, en la parroquia Santa Teresita de Santurce. Acto seguido, a las 12:30 pm tendremos la misa anual de la Virgen de Belén en su memoria litúrgica, también en Santa Teresita. Como todos los años, la procesión de la Virgen por las calles de San Juan saldrá el domingo 7 de enero de la Santa Iglesia Catedral de San Juan, inmediatamente después de la última misa de la mañana.


La ilustración que acompaña este mensaje es el relicario realizado en Marmolejo, orfebre de Sevilla, que contiene la astilla de la tabla original que quedó en el marco en el nefasto día en que fue robada de la Iglesia San José. Ahí la tenemos, para venerarla, esperando hasta que los coleccionistas privados nos devuelvan ese tesoro, que es uno de los más preciados de nuestra ciudad capital