Formación y Apostolado

 

| Página Principal |

        


 Recomendar Artículo Agregar a favoritos   Contáctanos

 Imprimir

A A+

Ajustar tamaño texto

 

 

Las personas que desean hacer su ingreso en la TOC deben primero someterse a una entrevista con el Prior o la Priora y el Maestro o Maestra de Formación y llenar un formulario con la información específica que se le solicita. Si es admitido a la Tercera Orden Carmelita, comienza un proceso de formación por etapas, que consiste de: 

  • Aspirantado         un año

  • Postulantado        un año

  • Noviciado            un año

 

Durante esas tres etapas, el candidato se informa sobre la historia de la Orden, la espiritualidad, la vida y aportación de los santos del Carmelo a la Orden y a la Iglesia, aprende a manejar la Liturgia de las Horas para cumplir con el requisito de hacer  Laudes, Vísperas y Completas, así como la Lectio Divina o la meditación asidua de la Palabra. Terminado ese período de formación, si es aceptado por el Consejo de su comunidad, el candidato hace su profesión temporal intercomunitaria, recibe la Cruz y el escapulario de profeso con los anagramas de Jesús y la Bienaventurada Virgen María.

 

Luego se inicia otros tres años de formación hacia la formación perpetua, en la que los candidatos escudriñan su vocación como carmelitas. Finalizados esos tres años, los candidatos pueden hacer su profesión perpetua, que puede ir acompañada de los  votos de castidad y obediencia, según el estado de cada persona.

 

Los terciarios carmelitas se reúnen dos veces al mes, la primera, para la celebración de la Eucaristía, la escucha de la Palabra y un compartir fraterno. La segunda ocasión está orientada a una formación continuada, que contribuye al crecimiento espiritual de los hermanos, al intercambio de noticias, a conocernos mejor y a brindarnos apoyo mutuo ante los retos de la vida.

 

El carmelita necesita estar bien formado en su espiritualidad. Este es un proceso de toda una vida, que nunca se acaba, pero se hace realidad durante las segundas reuniones de mes, para que los hermanos de profesión temporal y perpetua continúen superándose en ese camino de crecimiento espiritual, según lo requiere el carisma contemplativo de la Orden.

 

Apostolados

La elaboración de escapularios del Carmen, su imposición a los feligreses y su difusión en Puerto Rico a través de las diferentes parroquias y hospitales.
 

La visita a los enfermos en el Hospital Cardiovascular y en el Universitario.
 

La recaudación de fondos para Caridades Carmelitas, institución sin fines de lucro establecida para tender una mano amiga a los hermanos en situaciones de urgencia.


Apoyo económico a la Academia Santa Teresita de Santurce.
 

Apoyo económico al Seminario Carmelita.